jueves, 3 de agosto de 2017

Peashy Master Race (Thickclient edition)

Hola, ¿Cómo están? Bienvenidos sean de nuevo en este, nuestro blog.

En la ocasión anterior presentamos nuestra "video consola" powered by Windows 7, con la cual hemos podido disfrutar juegos como MegaDimension Neptunia V II (juego del milenio, extremadamente recomendable), Tekken 7 (el juego de peleas más genial que se ha hecho en la historia de la humanidad) y NieR:Automata (un gran Action RPG, con una excelente A2, una gran 2B, con excelente historia, gráficos, música pero una cantidad infame de errores X_x). Sin embargo siempre estamos buscando la forma de complicarnos la existencia, por lo que en esta ocasión hemos vuelto a las andadas.

En estos meses la industria de los videojuegos se ha vuelto a estremecer debido a dos anuncios sumamente "importantes" (para aquellos a los que les interese, claro está n_n). El primero de ellos es el anuncio del lanzamiento del XBox One X (abreviado XBOX), el cual es una actualización del XBox One (abreviado XBone X_x), que tentativamente tendrá una potencia suficiente pues tendrá 12 GB de RAM GDDR5 compartidos para sistema y video, un sistema de video basado en la tarjeta Radeon HD RX580 (cercana en potencia gráfica a la nVidia GTX 1060) y CPU de ocho núcleos AMD Jaguar con frecuencia de reloj de 2.3 Ghz (lo que la acercaría a la potencia de cálculo de un Core i3 de sexta generación). Existe mucha expectativa respecto al desempeño que ofrecerá esta consola, debido a que promete presentar los juegos a resoluciones 4K. Y si bien con una computadora de potencia equiparable jugar todos los juegos a 4K está fuera de discusión, los especuladores profesionales especialistas aseguran que el no contar con la sobrecarga de un sistema operativo de propósito general como Windows puede hacer posible que el hardware se exprima al completo. Cosa que honestamente dudamos mucho, probando el XBone hemos comprobado que su sistema operativo está más sobrecargado que un sistema Windows correctamente configurado. Pero bueno, tanto M$ como los especuladores profesionales especialistas conocen su negocio y probablemente tengan algún "As bajo la manga" o algún "Conejo escondido en el sombrero" que provoquen que milagrosamente el aparato rinda al doble de sus especificaciones técnicas. Quizás estamos a la puerta de volver a los Bits Turbocargados™ o una nueva iteración del Blast Processing™.

El segundo anuncio, (el cual si es realmente intrascendente) es que Nintendo nos hará el favor (en vista de la escasa producción de la Mini NES) a los humildes mortales de lanzar la Snes9xbox SNES Classic Edition (Mini SNES). Se trata de una consola con forma de Super Nintendo miniaturizada. Tendrá algunos juegos integrados (entre los cuales por supuesto no están ni Chrono Trigger, ni Star Ocean, ni Terranigma, ni Pocky & Rocky, ni Wild Guns, ni NinjaWarriors, ni los Final Fight, ni Super Street Fighter 2, ni Megaman 7, X2 o X3, ni Demon's Crest, ni Sunsetriders, ni Stunt Race FX, ni Super Bomberman, ni Pilotwings, ni Tetris Attack, ni Castlevania Dracula X, ni International Superstar Soccer Deluxe, ni los Mortal Kombat, ni los Super Turrican, ni los Fatal Fury, ni el Samurai Shodown, ni los Super Adventure Island... Pero mejor aquí paramos la masacre n_n), entre ellos el único realmente sobresaliente es Star Fox 2 (el cual nunca antes había estado al alcance del público conocedor). Al parecer en esta ocasión se incluirán dos controles (aunque la consola trae muy pocos juegos para dos jugadores simultáneos X_x) y especulamos (como todos unos profesionales n_n) con que contendrá componentes muy similares a los encontrados en la Mini NES. Con la potencia de cálculo de los procesadores ARM Cortex no alcanzaría para hacer un LLE (Low Level Emulator) como el bsnes (desde acá le mandamos un saludo a Byuu X_x) que corriera los juegos a velocidades disfrutables, por lo que apostamos a que se utilizará un HLE (High Level Emulator) a la usanza del Snes9x o algún otro emulador que Nintendo (o algún negro) escriba de forma explicita para este artefacto.

El XBOX sale a finales de 2017 y la MiniSNES sale a finales de septiembre de 2017, por lo que si desean comprarlas, deben ir apartándolas a la brevedad (sobretodo la Mini SNES, que presumimos ya se habrán agotado X_x).

Estos anuncios tienen un impacto inmediato en el mercado de los bienes sustitutos, es decir, en las alternativas a bajo costo de dichas consolas. Por una parte tenemos que más personas se están animando a armar computadoras dedicadas para jugar y alcanzar o superar la experiencia de juego que les brindará el XBOX (y además no tener que esperar hasta finales de 2017). Por otra parte tenemos las mini computadoras de bajo consumo y potencia que permiten jugar cosas retro y emuladores poco exigentes a precios coherentes. En el caso de las computadoras de alto desempeño los precios se han mantenido relativamente estables, pero en el caso de las mini computadoras, el precio se les está yendo de las manos a los especuladores vendedores y vemos que ya es virtualmente imposible conseguir Orange Pi o Raspberry Pi a precios competitivos en el mercado nacional. Entonces, es momento de buscar alternativas y buscarle usos laterales a las cosas.

Y acá viene una nueva dosis de debraye y recuerdos alterados con el paso del tiempo de su servidor n_n.

Hace muchos ayeres tuvimos que recurrir a los servicios de un café Internet (establecimiento donde se arrendan computadoras por escasos minutos) y nos sorprendió ver que el aparato que se encontraba a un lado del monitor era una computadora de muy reducido tamaño. Se trataba de una unidad Wyse (al parecer de la serie Sx0) que brindaba una muy buena conexión a Internet, corría sobre Windows CE (una versión de Windows especial para aplicaciones especificas). Después de ello e investigando un poco encontramos que dichas computadoras se llaman terminales ligeras o terminales tontas. Funcionan en un esquema cliente-servidor en el cual las aplicaciones se ejecutan en el servidor y el cliente simplemente hace uso de los recursos del servidor. Se trata de una estructura de trabajo centralizada, la cual permite abatir costos de electricidad, reducir requerimientos de espacio y (en teoría) facilitar la administración de los recursos. El servidor debe tener la potencia y los recursos necesarios para brindar una experiencia de uso ideal a los clientes. Los clientes son terminales de baja potencia, con pocos recursos de hardware y requerimientos energéticos.

Muchas veces las terminales suelen utilizar refrigeración pasiva (es decir, simplemente emplean disipadores de calor), cuentan con escaso espacio de almacenamiento (si es que cuentan con alguno, algunas arrancan desde PXE) y también con poca memoria RAM. Dependiendo de la marca y el modelo pueden ser escalables, admitir la instalación de diversos sistemas operativos, contar con arquitectura x86 o de plano ser perfectamente inútiles fuera del contexto para el cual su fabricante las ha diseñado. Por ello es importante que si tenemos la idea de comprar un cliente ligero para emplearlo como computadora dedicada para nuestros usos particulares, investigar de forma exhaustiva sus características y su capacidad para ser adaptada a nuestros requerimientos.

Una página que se ha convertido en la referencia favorita para este tipo de computadoras es la de Parky Towers. En ella su autor comparte una gran cantidad de información de distintos modelos de terminales, incluye fotografías del interior de las mismas y comparte las experiencias de otros usuarios con modificaciones e implementaciones especificas de este tipo de computadoras.

Después de estar rondando la idea por algunos años, decidimos ponernos a la búsqueda de una terminal para adaptarla para jugar cosas retro. Y bueno, se preguntará usted amable lector ¿Para que cosas retro si ya contamos con la Orange Pi? Bueno, la Orange Pi no puede abarcar todo lo retro que consideramos importante, entre ello, juegos como el Queen of Heart 99 (el segundo juego de peleas más genial de la historia, sólo superado por Tekken 7). Quizás les suene el nombre de ese juego si han leído las entradas anteriores de este blog, se trata de un juego de peleas para PC que solíamos disfrutar mucho a principios del siglo XXI. Es un juego muy divertido que corre muy bien en hardware de PC muy viejo, pues no ocupa muchos recursos. Sin embargo no es posible emularlo con soltura en plataformas ultra livianas de arquitectura ARM como la Orange Pi. Existen alternativas para correr cosas de arquitectura x86 en arquitectura ARM (y en ocasiones de forma especifica en computadoras tipo Raspberry Pi) como Qemu, Exagear Desktop (en conjunto con Wine para aplicaciones de Windows) o DosBox. Sin embargo, después de leer reseñas y ver algunos videos se percibe que el rendimiento de todas estas alternativas no es óptimo para jugar.

Por ello decidimos optar por buscar un terminal ligero a bajo costo de la marca HP, el cual pudiésemos adaptar para nuestros usos. Como siempre, MercadoLibre ha sido nuestra aliada en esta ocasión y nos ha acercado la oferta de una Thinclient (TC) HP T5730. Acá debemos ser honestos y admitir que teníamos en la mira otro TC, un HP T5745, el cual trae un procesador Intel Atom, utiliza memoria DDR2 y tiene posibilidad de expandir el almacenamiento a través de sendos puertos SATA que se encuentran en el interior de la unidad. Sin embargo cuando decidimos hacer la compra los ejemplares de aquél modelo habían elevado demasiado su costo.

Optamos por el modelo T5730 debido a que si bien, no cuenta con puertos de expansión SATA internos, el procesador no se encuentra soldado a la placa base ya que el TC cuenta con un socket S1G1, como el empleado en las viejas laptops Compaq V3000 (celebres por sus focos azules de la muerte... Un momento, recordamos haber escrito esto en otra ocasión >_<). En efecto vimos en este TC la oportunidad de reutilizar algunos de los componentes que dejó detrás nuestra difunta Compaq V3000.

Las primeras veces que tratamos de poner en funcionamiento el TC todo indicaba que habíamos hecho una terrible compra, ya que la mayoría de las veces el equipo se quedaba pasmado en la pantalla del BIOS con el logo de HP. En ocasiones arrancaba desde una memoria USB de 8GB que el vendedor amablemente incluyó con Puppy Linux preinstalado. En ocasiones arrancaba desde el DOM (Disk On Module) interno de 1 GB de capacidad. Los DOM son unidades de disco flash, similares a los SSD, pero con un rendimiento mucho menor, bajo perfil y conexión IDE44. En el DOM se encontraba instalado un Windows Embedded que tardaba mucho en arrancar y solía quedarse perfectamente pasmado (ni siquiera respondía el cursor a los movimientos del mouse) de forma constante.
Un DOM IDE44 similar al encontrado en la mayoría de los Thinclient HP.


Después de indagar un poco en Internet, vimos que en la parte inferior de la tarjeta madre del TC había preparaciones para soldar un conector invertido para memoria Compact Flash (como esclavo del puerto IDE). Añadimos el conector, sin embargo el TC seguía arrancando de forma esporádica y en ocasiones no detectaba ni uno solo de los dispositivos IDE (ni la CF ni el DOM). Decidimos retirar el conector CF para volverlo a colocar y ver si eso solucionaba las fallas... Y nos llevamos cinco pistas del circuito impreso en el proceso X_x. Lo que si notamos es que al retirar el DOM el TC siempre arrancaba desde la memoria USB y no se quedaba pasmado en el BIOS.

Decidimos formatear el DOM para instalarle algún sistema operativo, pero Lubuntu no se quiso instalar (argumentando bajo espacio en disco), la instalación de Windows 7 no detectó el DOM. Intentamos instalar el Micro XP desde una memoria USB, pero el instalador sólo permitió borrar las particiones en el DOM, no permitió formatear las nuevas particiones X_x. En este punto nos quedamos sin la posibilidad de arrancar el TC, y debido a que los intentos de instalar Windows por USB habían fracasado, intentamos probar varias alternativas, como arrancar Lubuntu desde una USB con persistencia y con Wine correr el QOH99. Esa prueba fue exitosa, pero el tiempo de arranque de la máquina era simplemente desesperante. Intentamos con versiones "live" de Windows XP y de Windows 7, las cuales tardaban entre 45 minutos y una hora en arrancar hasta el escritorio. Definitivamente todo indicaba que esta compra había sido una inversión tirada a la basura. Como último recurso echamos mano de un adaptador SATA a USB e intentamos realizar la instalación de una versión recortada de Windows XP en el DOM desde un CD., empleando una quemadora de DVD para computadora de escritorio.

Contra todos los pronósticos la instalación se realizó sin inconvenientes y aunque quedó muy poco espacio en el DOM, el TC cuenta con 8 puertos USB 2.0 que nos permiten conectar varias memorias USB para almacenar cosas. Instalamos los drivers del TC, hicimos las clásicas optimizaciones, como desactivar todos los servicios que no se utilizan para jugar, quitar la paginación (para no desgastar de forma innecesaria el DOM) y desactivar la escritura de la fecha de acceso a los archivos. Buscando en la super carretera de la información métodos para minimizar la escritura innecesaria en el DOM (recomendación que se aplica a todos los medios de almacenamiento flash como memorias CF, USB, SSDs y memorias SD) hallamos algo muy conveniente.

En las versiones Embedded (nos permitiremos el anglicismo, pues incrustadas suena bastante extraño) de Windows se cuenta con una herramienta llamada EWF (Enhanced Write Filter), que se trata de una aplicación que inicia desde el arranque (en el caso de Windows XP desde la carga del archivo NTLDR (NT Loader) y genera una capa, la cual filtra todas las escrituras que deberían ir al disco. Es decir, para el usuario el sistema funciona de forma normal, pero en términos reales no se escribe ni un sólo byte en el disco, todos los cambios se producen y se quedan en la memoria RAM. Esto provoca que el DOM funcione como una memoria de sólo lectura (similar a un cartucho pirata de Famiclón) y el sistema de operativo se mantiene intacto al cabo del tiempo. Al reiniciar el equipo, el sistema vuelve a su estado original. Cabe mencionar que las memorias externas USB no se ven afectadas por el filtro (de forma predeterminada, ya que hay forma de extender el filtrado también a unidades extraíbles), por lo que podemos copiar todo aquello que no deseemos que sea efímero a una memoria extraíble. Convenientemente una persona se tomó la molestia de adaptar el EWF para ser usado en versiones normales de Windows XP y podemos disfrutar de esa herramienta aquí.

Hemos aplicado el EWF en nuestra configuración y hemos podido constatar que en conjunto con las configuraciones que mantienen las escrituras al mínimo (para evitar quedarnos sin RAM libre) el TC se mueve con una soltura excepcional. Ya no hemos sufrido de relentizaciones y el sistema tampoco se ha quedado pasmado como ocurría con la instalación anterior de Windows Embedded. El tiempo de arranque es también sorprendente, considerando que se trata de un equipo con apenas 1GB de RAM (en algunas pruebas incluso empleamos un SODIMM de 512MB) y que el DOM no es excepcionalmente rápido (sus velocidades de lectura y escritura son de la mitad que las del estándar UDMA33 que emplean los discos duros más lentos del mercado).

Una vez que el TC volvió a ser funcional y que en esta ocasión siempre arranca de forma correcta desde el DOM, decidimos hacer las pruebas con los juegos que nos interesaban, como Queen of Hearts 99, Party's Breakers, Eternal Fighter Zero Memorial, Melty Blood Actress Again Current Code... El cual no arrancó debido a que el GPU no admite Shader Model 3.0 X_x. Sin embargo Melty Blood Act Cadenza Ver.B funcionó correctamente. Recordamos que teníamos una versión de GOG de Guilty Gear 2X Reloaded, por lo que conectamos por USB nuestro disco duro del viejo rig que empleábamos para jugar y vimos un folder que nos llamó la atención llamado zinc1.1_win32.

Se trataba de la carpeta del emulador Zinc, que permite correr juegos de las placas ZN1, ZN2 y System 12 (entre otras) y jugar cosas como Street Fighter EX, Bloody Roar y por supuesto, el juego de Blair Dame (Fighting Layer). Probamos el emulador en la TC y vimos que Street Fighter EX2 Plus funcionó bien, pero Fighting Layer funcionaba apenas a 20 FPS (el emulador cuenta con medidor de cuadros por segundo). Aún castigando las opciones gráficas y de audio el juego funcionaba a baja velocidad, por lo que decidimos tratar de potenciar la máquina con la finalidad de soportar este emulador (no soportado de forma alguna por la Orange Pi). El procesador que tiene el TC de línea es un Mobile Sempron 2100+ que corre a 1 Ghz y tiene un TDP de 8W.

En la propia página de Parky Towers y en otros sitios de Internet mucha gente se dio a la labor de potenciar sus T5730 con diversas gamas de procesadores, desde humildes Turion de un sólo núcleo y TDP de 14W hasta Turion doble núcleo y 2.4 Ghz de frecuencia con TDP de 35W. El socket de la tarjeta madre soporta toda esa gama de procesadores, sin embargo las limitantes de la elección radican principalmente en dos factores que nos pueden pasar desapercibidos si sólo nos enfocamos en el poder del procesador. El primer factor a considerar es la disipación de calor, pues el TC está equipado sólo con refrigeración pasiva que resulta insuficiente para enfriar un procesador con TDP de 35W... Y de acuerdo con nuestras pruebas más a conciencia incluso es insuficiente para refrigerar el propio Sempron 2100+ que viene con el equipo X_x. Esto se debe a que el chipset y el video ATI Xpress X1200 generan mucho calor, el cual se termina radiando hacia el procesador y el resto del equipo. Por esta situación se decidió mejorar el sistema de refrigeración de todo el TC, pues las soldaduras del mismo son RoHS y pueden dar mucho problema si se llegan a recalentar.

El segundo factor a considerar es la fuente de alimentación, pues el TC trae una fuente de 48W (12V a 4A) los cuales pueden resultar insuficientes para alimentar un procesador doble núcleo.

Entre los procesadores que dejó detrás la difunta Compaq V3000 tenemos un Sempron 3400+ (un núcleo a 1.8 Ghz) y un Turion 64x2 TL60 (doble núcleo a 2.0 Ghz). Suena muy tentador colocar el TL60 en el TC y llevar su potencia a niveles bastante decentes incluso para los tiempos actuales. Sin embargo colocar ese procesador implicaría la adaptación de una fuente de alimentación de mucho mayor capacidad. En este punto consideramos varias opciones como adaptar el conector de una fuente ATX tipo flex (prueba que hemos realizado, resultando en un ruido molesto por el ventilador de la fuente) y alimentar con ella el TC, comprar una fuente de alimentación de un Xbox 360 y adaptarla o comprar una fuente de alta potencia para tiras de LEDs, sin embargo todas esas alternativas implicaban un desembolso de dinero un tanto considerable para un simple capricho tecnológico retro nostálgico X_x. Además para jugar con el emulador Zinc era posible que no se necesitase tanta potencia, pues muchos programas y emuladores antiguos sólo eran capaces de utilizar un sólo núcleo del procesador.

Por fortuna, hace muchos ayeres regalamos a mi padre una laptop Gateway W350A, la cual está equipada con un procesador Turion TL60 montado en un socket S1G1 y funciona con un GPU ATI Xpress X1200... Un momento, estas características nos suenan familiares n_n. En efecto, por un golpe de fortuna la laptop de mi padre y la TC comparten gran parte de su arquitectura, con la ventaja que la laptop cuenta con una fuente de alimentación más potente (100W) y enfriamiento por flujo forzado de aire. Decidimos probar el emulador Zinc en esa laptop (aprovechando un descuido de su dueño n_n) desde la misma USB que estábamos empleando con el TC (para que fuese una prueba con los mismos parámetros) y corroboramos que funcionó a la perfección. Decidimos montar en esa laptop el Sempron 3400+ (de nuevo, sin permiso de su dueño n_n) y probar el emulador, el cual volvió a funcionar de forma perfecta. Así pues determinamos a nuestro nuevo campeón, optamos por el Sempron 3400+ el cual tiene la potencia para cumplir con la tarea encomendada, se ajusta a los parámetros de potencia de la fuente de alimentación y nos resultará más fácil mantener su temperatura bajo control.

Para mejorar la refrigeración del TC era imperioso echar mano de ventiladores y quizás algunos disipadores de calor. Decidimos pegar de forma provisional (con pasta térmica) sobre el disipador existente un disipador de aluminio de un viejo chipset PC133 y sobre el "heatpipe" el cooler de una antigua Radeon 9550. Para poner en funcionamiento el ventilador hay gente que recurre a soldar cables a la tarjeta madre del TC, si se ocupan 12V desde el conector de la fuente de alimentación o si se ocupan 5V en alguno de los espacios destinados para capacitores que se encuentran vacantes en la tarjeta. Sin embargo si nos fijamos bien, cerca del puerto DVI de la tarjeta madre hay un lugar indicado como FAN y se encuentran vacantes los espacios para dos pines. Le colocamos los pines a la tarjeta madre y el ventilador conectado funciona a la perfección.

Para nuestras pruebas de temperatura decidimos correr el emulador Zinc con el juego Fighting Layer (uno de los juegos que más exige a este emulador) y mantener abierto el programa HWMonitor, para poder observar la temperatura máxima que alcanza el procesador. Este emulador exige al 100% tanto el CPU como el GPU, por lo que lo dejamos corriendo durante una hora para ver cómo se comportaba todo. Sin la tapa puesta en el TC la temperatura máxima que alcanzó el CPU fue de 75°C, lo cual no está nada mal, considerando que la temperatura máxima de operación del Sempron 3400+ es de 90°C. Decidimos probar intercambiando de posición el disipador de aluminio y el cooler. Volvimos a dejar "horneando" el TC por otra hora (de nuevo con la tapa retirada) y ahora nuestra temperatura tope fue de apenas 62°C, una mejoría sorprendente.

Pensamos en dar por concluida la modificación, por lo que cerramos el TC y lo pusimos a "hornear" otra hora. El procesador reportó esta vez una temperatura de 67°C, lo cual era una temperatura bastante aceptable, pero cuando decidimos abrir por ultima vez el TC para hacer la revisión final nos llevamos la sorpresa de que la tapa del TC y el disipador del chipset y el GPU estaban demasiado calientes al tacto (mucho más que los disipadores del CPU). Al cabo de las pruebas también percibimos que la temperatura de la fuente de alimentación estaba bajo control, apenas un poco tibia al tacto.

Descubrimos que el punto débil de la ventilación del TC recaía en el enfriamiento del chipset y del GPU, por lo que estuvimos analizando posibles alternativas. Visto esto decidimos retirar los disipadores y coolers adicionales, pues era claro que debíamos buscar una alternativa de ventilación integral. Nos llegó la idea de probar con la base enfriadora de la laptop de mi madre, la cual colocamos en lugar de la tapa del TC, lo dejamos "hornear" de nuevo y la temperatura máxima en el CPU fue de 45°C, un valor realmente sorprendente. El disipador del chipset y el GPU tambien estaba frío al tacto, debido a que el flujo de aire del ventilador también era suficiente para enfriar todo el TC. El ventilador de dicha base es de 5V (por lo que gira a bajas revoluciones) pero de unos increíbles 18cm de diámetro n_n.
Probando distintos "grados de cocción" con unSODIMM de 512MB.
Decidimos comprar una nueva base para la laptop de mi madre (con acabado metálico y luces LED), y decidimos utilizar el ventilador de la base anterior para el TC. Le soldamos un conector para poderlo enchufar a los pines internos marcados como FAN... Y tuvimos que tratar de ver la forma de integrar el colosal ventilador al cuerpo del TC. La solución nos vino a la mente al ver el recuerdo del bautismo de mi sobrino.
Fijémonos en la parte de abajo, no en el globo n_n.
Compramos malla plástica para manualidades y un rollo de rafia, de los cuales por desgracia sólo hallamos en color blanco. Hicimos una especie de canastilla con la malla, la cual contiene al ventilador y le da forma al apéndice que le colocamos al TC. Dicha canastilla la fijamos al TC con apenas dos cinchos plásticos en un extremo y se sujeta con un alambre enrollado (para poder tener acceso en el futuro al interior del TC) por el otro extremo. Otra de las ventajas de la canastilla es que permite un flujo de aire muy generoso al interior del TC, por lo que ya no se tienen problemas de recalentamiento.
Vista frontal del TC.

Se puede apreciar la silueta del "pequeño" ventilador.

Se puede mantener parada por sus propios medios.

La vista trasera es un poco menos pulcra X_x.

Hemos estado jugando más cosas del emulador Zinc (incluso hemos logrado hacer bien la configuración de los controles para todos los juegos) e hicimos la comparativa de poder entre la Orange Pi y el TC corriendo algunos juegos de MAME (misma versión de MAME y mismas ROMs) en ambas plataformas, siendo el TC el claro ganador. Por el momento estamos bastante satisfechos con el rendimiento del TC, pero si en algún futuro nos llegamos a encontrar con una fuente de alimentación compacta con suficiente potencia a buen precio, no descartamos colocar el Turion TL60, pues ya tenemos resuelto el aspecto de refrigeración (siendo el punto más sensible del TC).

ACTUALIZACIÓN.
Hemos adaptado de forma provisional una fuente de PC para probar con el TL60. Hemos notado que en los juegos o emuladores que teníamos no se obtiene una ganancia notable, y la potencia del GPU en conjunto con el TL60 tampoco alcanza para ejecutar con fluidez el emulador NullDC, por lo que hemos decidido revertir estas modificaciones y mantener el TC con su fuente original de 48W y el Sempron 3400+.

ACTUALIZACIÓN 2.
He rescatado unas fotografías de la conexión del ventilador a la tarjeta madre del thinclient.
Se aprecia que el conector del ventilador va hacia unos pines cerca del conector DVI.

Aquí se puede ver la forma en que se abre el thinclient para sus revisiones periódicas.
Algo curioso es que a pesar de que la canastilla en teoría no es una buena barrera contra el polvo, al cabo de estos meses el interior del thinclient se ha mantenido muy limpio y sin apenas intervención de su servidor.

Estamos en contact!

Seguimiento de trasteos.

Hola, ¿Cómo están? Bienvenidos sean de nueva cuenta a este nuestro blog, donde yo escribo los debrayes y ustedes abuchean mis malos chiste...