miércoles, 26 de septiembre de 2012

El Final de la Fantasía.

Hola a todos, ¿Cómo estan?

Bienvenidos sean a este, uno de los blogs más abandonados del internet, pero que sigue en pie, de cara hacia el supuesto Apocalipsis que los Mayas han tenido la amabilidad de predecir a todos nosotros, con el fin de provocar la histeria colectiva y gracias a lo cual algunos farsantes han sacado provecho económico.

Pero bueno, en este blog nos dedicamos a los videojuegos y pues acá estamos.

En estas fechas he estado jugando un título que a pesar de contar con un nombre bastante conocido, resulta ser uno de los juegos que menos gente recuerda haber probado. Me refiero a Final Fantasy III.

Final Fantasy III fue un juego lanzado para Nintendo Famicom en 1990, en la época de transición entre la tercera generación (también conocida de 8 bits) y la cuarta generación (también conocida como de 16 bits) de consolas de videojuegos. Este juego sólo fue lanzado en Japón, ya que Square (la compañía desarrolladora del juego) decidió enfocarse en adaptarse a la tecnología de la generación emergente de consolas, además de que el espacio en memoria necesario para almacenar los diálogos en inglés hubiere requerido más de un megabit de memoria (128[KB]). Puede parecer poco espacio, pero en 1990 se trataba de una cantidad de memoria bastante considerable.

Pero eso no es todo, ya que según el propio equipo que desarrolló el juego en aquél entonces, se trató de un proyecto muy complejo, que ocupó por completo el espacio en memoria disponible del cartucho y que utilizó varias técnicas complejas de programación para poder llevarse a cabo.

En el año 2000 apareció en el mercado japonés la consola WonderSwan de Gumpei Yokoi (bajo la marca de Bandai) y Square anunció su intención de lanzar versiones mejoradas de los tres primeros juegos de la saga Final Fantasy en dicha consola. Sin embargo, fueron lanzados sólo los dos primeros títulos, retrasando el tercero hasta que finalmente fue cancelado. Sin embargo, Final Fantasy IV si fue lanzado para WonderSwan Color.

En aquella época la saga casi completa de Final Fantasy se encontraba disponible para Sony Playstation. Sin embargo, el tercer juego de la saga brilló por su ausencia en aquella consola.

Posteriormente fueron lanzados los primeros juegos de la saga Final Fantasy en GameBoy Advance. Los títulos disponibles para esa consola fueron Final Fantasy I, II, IV, V y VI. El tercer juego nuevamente fue descartado.

En el año 2006 fue lanzada una adaptación libre de Final Fantasy III para NDS. Este juego se basa en los eventos narrados en la versión de Famicom, sin embargo emplea un motor gráfico tridimensional, cuenta con nuevos diálogos y varios cambios en la historia. Los personajes ya son distinguibles, a diferencia de los personajes genéricos de la versión original.

La versión de NDS ha sido tomada como base para desarrollar las versiones de iOS y PSP del tan esquivo Final Fantasy III. Ahora bien, ¿A donde pienso llegar con este rollo súper aburrido?

A mi me pareció bastante extraño que este juego, siendo que tiene tantos años de antigüedad, no haya sido adaptado a otras consolas con anterioridad, sobretodo porque juegos posteriores como FFV o FFVI fueron adaptados sin mayores contratiempos. Además, varias veces se justificó la ausencia de Final Fantasy III en otras consolas distintas al Famicom argumentando que el juego tendría que ser prácticamente hecho por completo debido a su complejidad. De forma sospechosa, después del lanzamiento de la versión de NDS, las adaptaciones a iOS y PSP no han tardado demasiado en ser lanzadas. A final de cuentas el juego que Square-Enix ha lanzado como Final Fantasy III es un juego hecho desde cero, basado en el original de Famicom.

Sé que no estoy descubriendo el hilo negro, pero todo lo anterior me ha hecho pensar que lo que de verdad ocurrió con Final Fantasy III fue que Square extravió el código fuente del juego, o mucho del material de apoyo (como libretos, planos, características numéricas de los objetos) o ambas cosas.

Adaptar un programa de una plataforma a otra suele ser relativamente rápido si se han empleado buenas técnicas de encapsulamento y si se han respetado los estándares de programación para el lenguaje que se ha empleado. En ocasiones es necesario hacer varios cambios, sobretodo en funciones que acceden directamente al hardware. Sin embargo, la mayoría del núcleo operativo suele ser abstracto y puede adaptarse sin muchas complicaciones.

Al jugar Final Fantasy III en su versión original y compararlo con los juegos anteriores de la saga se puede apreciar que es un juego que tiene un modo de juego más completo, pero que en muchos aspectos se ve y se juega prácticamente igual. Es decir, esa notable complejidad de programación que varias veces emplearon de escusa en Square no es evidente para el jugador, ni es algo que sea destacable. Los juegos posteriores de la saga tienen un sistema de juego mucho más complejo. Además es un juego lento. Y no me refiero al ritmo de su trama o su línea argumental. Es un juego que se ve, se escucha y reacciona lento.

Jugar Final Fantasy III (versión Famicom) en un emulador es algo que mejora mucho la experiencia de juego, ya que se puede acelerar el juego a 2x (doble velocidad) y se gana mucho dinamismo. Además, es posible usar la traducción al inglés hecha por fans.

Cuando fue anunciada la versión de PSP guardé la esperanza de que esta versión fuera fiel a la versión de Famicom. Tuve esa esperanza, ya que Final Fantasy IV para PSP fue lanzado fiel a su versión de Super NES, aunque la versión de NDS fue lanzada con un motor 3D. Desgraciadamente no fue así y con esto pierdo las esperanzas de ver el juego en una versión fiel a su original, pero con gráficos, menú  y música mejorados. La versión de PSP es un port de la versión de NDS que sufre de relentizaciones cuando se mueve a los personajes a través de los pueblos y calabozos.

Final Fantasy III es un juego muy bueno. Sin embargo, la versión moderna tridimensional agrega algo completamente innecesario al juego. El campo de visión se reduce considerablemente y los calabozos están inspirados en los originales, pero no guardan las proporciones de los últimos.

Soy fan de las versiones mejoradas de juegos clásicos. Aplaudí en su momento el lanzamiento de Super Mario All Stars, ya que mejoró de forma notable la apariencia y el sonido de los clásicos de NES, sin afectar el modo de juego. Las versiones de GBA de los Final Fantasy de Famicom y Super Famicom fueron excelentes.

Pero hay ocasiones en que los desarrolladores deciden "retocar" el modo de juego, y echan a perder las cosas. Un caso es Super Street Fighter II Turbo HD Remix. Un juego inspirado en el original, pero que se ve y se juega como otra cosa completamente diferente. Final Fantasy III ha sufrido esa misma fortuna.

Estamos en contact.

Seguimiento de trasteos.

Hola, ¿Cómo están? Bienvenidos sean de nueva cuenta a este nuestro blog, donde yo escribo los debrayes y ustedes abuchean mis malos chiste...