domingo, 10 de junio de 2012

Nintendo sucks (over again).

Hola, ¿Como están?

Otra vez me puse a experimentar con consolas viejas, y en esta ocasión el resultado ha sido una montaña rusa, que fue desde lo sumamente frustrante hasta lo gratificante y sorprendente.

Recientemente conseguí un GameBoy Advance de primera generación. A mi parecer es una consola portátil bastante cómoda, ya que emplea baterías AA (que son baratas y fáciles de conseguir) y tiene una forma muy ergonómica. Sin embargo tiene el defecto de que su pantalla no cuenta con iluminación.

Quizás pueda parecer una exageración, pero hay ocasiones en que las condiciones de luz ambiental dificultan ver lo que ocurre en pantalla. Además, no es posible jugar si no hay una fuente de luz cercana y en el ángulo adecuado, el cual debe ser hallado en tiempo real y en un proceso de prueba y error (es decir, debes moverte como loco hasta lograr ver algo). Por si fuera poco, mi primer consola portátil fue el PSP, por lo que estoy acostumbrado a las pantallas retroiluminadas y con buena nitidez.

Como es costumbre en Nintendo, después del éxito del GameBoy Advance hicieron una serie de revisiones en el hardware, corrigieron algunos detalles y agregaron algunas funcionalidades (al tiempo que retiraron otras). El GameBoy Advance SP es una revisión en la cual el factor de forma de la consola pasó a ser folder. Además, el GBA SP contaba con pantalla iluminada frontalmente (lo que le brinda un tinte azulado a las gráficas) y botones sólidos. Una revisión del GBA SP contaba con pantalla retroiluminada. La última iteración de una consola GameBoy en el mercado fue la versión Micro, que cuenta con una pantalla muy brillante (inclusive más brillante que la pantalla de un Nintendo DS), un factor de forma muy pequeño, carátulas intercambiables y carece de la compatibilidad con juegos de GameBoy clásico y GameBoy Color.

Vagando por internet encontré que hace muchos años existieron soluciones de terceros para dotar de luz a la pantalla del GBA. Las soluciones más simples constaban de lámparas que se conectaban al puerto serial del GBA y contaban una extensión flexible con la cual se podía fijar la lámpara en una posición que resultara conveniente. Debo aclarar que la calidad de imagen que se logra con estas lámparas es nefasta.

También existió un accesorio para las GBA de primera generación llamado Afterburner. Dicho accesorio constaba de una mica y unos LED (diodos emisores de luz). La mica se utilizaba para laminar la parte frontal de la pantalla del GBA, mientras que los LED se ubicaban a los costados de la pantalla y brindaban la iluminación.

Debido a que contaba con la pantalla de un NDS descompuesto (cortesía de mi amigo S. Skull), decidí tratar de adaptar el sistema de retroiluminación a la pantalla del GBA. El sistema de iluminación de la pantalla de NDS consta de un arreglo de cuatro LEDs blancos ultrabrillantes conectados en serie. El voltaje nominal de polarización en directa de los LEDs es de 3[V], por lo que lograr encender el sistema de iluminación requiere de 12[V], aunque en la práctica se requiere un poco más de ese voltaje.

Aquí viene la pregunta del millón: ¿De donde rayos saca el NDS los 12[V] necesarios para iluminar las pantallas? La respuesta es un conversor step up (me acabo de autorregalar un millón n_n!).

Los conversores step up son en realidad fuentes conmutadas que entregan en su salida un voltaje fijo mayor al voltaje de su entrada. En el caso del NDS, se convierten los 3.6[V] que otorga la batería de iones de litio en 12[V]. En muchos sitios se les suele llamar inversores, y son una de las causas principales de fallas en el sistema de iluminación en pantallas LCD. Sin embargo, el término inversor está empleado de forma incorrecta, ya que en realidad, a la salida del conversor de obtiene corriente directa y no corriente alterna. Supongo el término es empleado debido a que el conversor step up suele basarse en un circuito resonante de baja frecuencia, por lo que en algunas etapas previas a la salida la señal es en efecto, corriente alterna.

Procedí a desmontar la pantalla del NDS y dejar sólo el ensamble de la iluminación. Posteriormente modifiqué el arreglo de LEDs para evitar el uso del conversor step up. Para ello convertí el arreglo serie en un arreglo paralelo, por lo que sólo se requerían 3[V] para encender la iluminación. Sin embargo se debe tener precaución, ya que el consumo de corriente de la retroiluminación puede elevarse sino se emplean resistores. Además, la intensidad luminosa suele disminuirse al cambiar la configuración del arreglo.

Posteriormente corté el sistema de retroiluminación a la medida de la pantalla de GBA, con la cual se acopló.

La parte más difícil fue remover la lámina metálica de la parte posterior de la pantalla del GBA, ya que está adherida firmemente al LCD, por lo cual es muy fácil romper la pantalla si no se realiza este paso con sumo cuidado. Para evitar daños en la pantalla utilicé la credencial de la escuela para remover la placa metálica, de tal forma que la fuerza se distribuyese de forma uniforme por toda la pantalla.

Coloqué la pantalla del GBA sobre el sistema de retroiluminación de la pantalla de NDS, conecté todo a sus respectivos puntos de alimentación, encendí el GBA y ... frustración total. La pantalla se veía completamente negra, aunque en sus bordes se apreciaba el brillo de la retroiluminación. Después de investigar un poco más a fondo y de realizar pruebas con diferentes micas polarizadoras de luz descubrí que la pantalla de los primeros GBA está diseñada para reflejar la luz, ya que está polarizada de tal forma que resulta muy difícil apreciar el color de los pixeles si la luz los ilumina por detrás.

Después de más pruebas logré que se apreciara la imagen de forma muy tenue, sin embargo era insuficiente para jugar. Llegado este punto no tuve más remedio que tratar de ensamblar el GBA de nuevo, revertir las modificaciones que había hecho y esperar que la consola funcionase de forma apropiada. Me resultó imposible volver a colocar la lámina metálica de la pantalla, por lo que en su lugar utilicé papel aluminio y una placa de esponja, con el fin de ajustar la pantalla lo más posible a la carcasa, que a partir de ese momento se convirtió en su único soporte.

Al terminar el ensamble noté que apareció una franja vertical de color verde en el centro de la pantalla. La franja es de sólo un píxel de ancho, por lo que supongo que hubo un pequeño daño en la pantalla. Procedí a ajustar la nitidez de la pantalla para mejorar la visibilidad en la medida de lo posible, pero la mejora no fue notable.

Después de unos días compré un par de accesorios para GBA. Uno de ellos es un ensamble que se coloca en la parte posterior de la consola y mejora su ergonomía, ya que le brinda una forma similar a la de un control de PlayStation. Dicho ensamble cuenta con una batería recargable interna y un cargador de pared, por lo que se puede prescindir de las baterias AA. Otro accesorio es una lámpara ajustable de neón que se conecta en el puerto serial del GBA. Dicha lámpara es una porquería, ya que no mejora la visibilidad, sino al contrario, el reflejo de la lámpara en la pantalla molesta mucho, además de que su intensidad luminosa es muy baja.

En este punto me encontraba muy frustrado, ya que todo indicaba que una vez más había tirado mi dinero a la basura, tanto con los accesorios como con la propia consola, ya que es bastante incómodo tratar de jugar cuando las fuentes de luz no son óptimas.

Sin embargo, conseguí un accesorio que me parece simplemente genial y que resuelve todos los problemas de visibilidad de la consola. Se trata de un adaptador para televisor. Es la solución menos apropiada, pero es la única alternativa que me quedaba para tratar de jugar con mi consola de forma relativamente cómoda.

Dicho accesorio es desmontable, lo que permite jugar en el televisor cuando se está en casa y jugar en la pantalla de la consola de forma portátil.

La instalación del adaptador requiere de abrir el GBA, pero eso no es ningún inconveniente, ya que cuenta con todos los desarmadores adecuados. Además, ya había hecho varios estragos en el interior de la consola.

La calidad de imagen del adaptador es simplemente sorprendente. Tiene dos modos de visualización, uno es pantalla completa y otro es el tamaño real de la pantalla de GBA. Con tamaño real me refiero a que el número de líneas verticales del televisor equivalen a los píxeles verticales de la pantalla de GBA, por lo que sólo se llena un 70% de la pantalla del televisor. Si bien, es posible notar los píxeles de la pantalla, si se juega a una distancia prudente la calidad visual se asemeja mucho a la de un SEGA Genesis.

Me parece una buena alternativa para todos aquellos que deseen jugar sus cartuchos de GBA en un televisor y no cuenten con un GameBoy Player. El GameBoy Player es un accesorio que se conecta al puerto de alta velocidad del Nintendo GameCube y que permite utilizar juegos de GBA en dicha consola.

Una ventaja importante del adaptador que adquirí es que también funciona con los juegos de GameBoy Clásico o GameBoy Color, lo cual es simplemente genial. De esta forma se tiene una consola similar al WideBoy o al DemoBoy.

Tanto el WideBoy como el DemoBoy son aparatos que permitían visualizar juegos de GameBoy en una pantalla de televisor convencional. Se emplearon en la década de 1990 para demostraciones y fueron utilizados por nuestra revista Club Nintendo para poder fotografiar las pantallas del GameBoy. En los primeros números de nuestra revista no había forma de fotografiar la pantalla LCD del GameBoy de forma directa. En aquella época no existía la fotografía digital, por lo que el retoque de fotos y el ajuste de niveles era un trabajo demasiado costoso. La primera alternativa que empleó nuestra revista fue fotocopiar la pantalla del GameBoy, sin embargo esa técnica brindaba una calidad muy baja. Para el número 9 del año 1 adquirieron alguno de esos equipos (al parecer fue el DemoBoy) y la calidad de sus fotografías en juegos de GameBoy se elevó muchísimo.

Hoy en día es posible visualizar juegos de consolas portátiles en el televisor empleando emuladores, sin embargo a mi me parece genial poderlo hacer empleando el hardware original de la consola. Además eso abre una gama de posibilidades muy tentadoras, que muy probablemente se conviertan en proyectos para estas vacaciones.

Estamos en contact.

Soundblaster Audigy SE front panel.

Hola, ¿Cómo están? Bienvenidos sean de nueva cuenta. Recientemente me puse a la labor de reacondicionar una computadora con las piezas que...